La primavera cientifica

Uno de los aspectos fundamentales en la transición hacia la ciencia hacker es la apertura completa de los trabajos de investigación. En estos momentos en que publicar y alcanzar una distribución global es tan fácil como escribir en este blog, las editoriales científicas han perdido el sentido. No queda mucho para que veamos que toda la ciencia que se publique sea abierta, pues las partes implicadas generadoras de la información salen ganando: las instituciones (financiadoras) se ahorrarian un buen pico y los científicos (ejecutores) podrían acceder a todo lo que quisieran. Hablaremos largo y tendido al respecto, pero de momento, un bocado de la mano de este buen reportaje en The Guardian y el editorial que lo acompaña.

Y aprovechando el mensaje, una llamada a la presión a nuestros propios gobiernos. Si el NIH, la Wellcome Trust o el Max Planck ya exigen la publicación en abierto de los estudios financiados con su dinero, con mas razón el FIS, que somos más pobres que ellos.

querolus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *