A hombros de gigantes para sentarse en los hombros de los enanos…

Seguramente la mayor parte de vosotros ya conoce a Jack Andraka, el chico de 16 años que ha desarrollado un test diagnóstico para el cáncer de páncreas gracias a sus ganas y a la posibilidad de acceder de forma relativamente sencilla a multitud de artículos publicados de forma abierta. Hoy, en la Right to Research Coalition, se congratulan de una entrevista concebida por el chico y Francis Collins, director del NIH (más abajo), en la que ambos abogan por el acceso abierto en la ciencia y se felicitan de que Obama obligue a que la ciencia financiada por el NIH y otros organismos públicos americanos, sea de acceso abierto. No podemos más que felicitarnos por dicho posicionamiento y ojalá las autoridades y, mucho más importante, las cabezas científicas visibles de nuestro país, pensaran igual y tuvieran el mismo compromiso con la idea.

No seré yo el que niegue el mérito al que, por lo demás, es un hacker en toda regla. Sin embargo, hay una contradicción fundamental en Jack Andraka de la que probablemente ni se haya dado cuenta al transmitir su sincero mensaje abogando por la ciencia de acceso abierto: ha patentado su hallazgo y busca alianzas con inversores (capturadores de rentas) para desarrollar su invento. Lo que a Jack le parece que beneficia a todo el mundo cuando es abierto, no lo lleva a la práctica cuando es él quien, añadiendo una cantidad de conocimiento marginal a una cantidad de conocimiento ingente previo, se coloca en la posición de poder beneficiarse. Sin que parezca importar que, al patentarlo en lugar de publicarlo de forma abierta, se restinja el acceso a su importante contribución. Jack se aprovecha del “comunismo de los científicos“, aboga por él, lo defiende, lo abandera y lo agradece ante Francis Collins…para luego servirse de él y entorpecer el progreso. Y la R2R, imprescindible en todo esto, no se da cuenta de la brutal contradicción.

Modificando la célebre frase de Isaac Newton, Jack se subió a hombros de gigantes para luego, quizá sin darse cuenta, sentarse encima de los enanos que vengan detrás.

querolus

7 Comments

  1. + que sentarse a hombros de enanos… lo que quiere es estar sentado junto CON los enanos.

  2. Uhm… yo no veo ninguna contradicción en lo que ha hecho el chico. La mayoría de artículos están subvencionados con fondos públicos y por tanto se tiende a publicar para que cualquiera pueda acceder a esa información (pagando o no, pero cualquiera puede acceder). Cuando los fondos son privados, no siempre ocurre así. Los resultados quedan en la empresa. Lo que está haciendo ese chico es, simple y llanamente, lo que hace cualquier científico: buscar financiación. Ahora lo que quiere hacer es *desarrollar una tecnología* (no generar nuevos conocimientos), eso requiere de una fuerte financiación. Supongo que pedir millonadas teniendo 16 años puede poner las cosas difíciles, por trabas legales o simplemente por respuestas tipo “tendrías que estar matandote a pajillas”, y ha ido a quien puede ayudarle: alguien que mire el beneficio del invento y no su edad. Y alguien así sólo puede ser una persona que tenga al dinero por encima de todo y todos.

    • Tampoco es incompatible con los principios. Las patentes son documentos públicos y ademas, a diferencia con muchas publicaciones en revistas indexadas, de acceso ilimitado y GRATUITO. Acceso abierto es perfectamente compatible con la protección mediante patentes (y Obama lo sabe).

      Por lo tanto, no va a impedir que otros se suban a sus hombros (incluso patentados) para seguir investigado.

      Otra discusión relacionada es que, si se comercializa su test y se gana dinero con ello, tenga derecho “ético” a usar la patente para impedírselo a terceros o a pedir una compensación económica. Sin embargo habría que plantearse si una empresa estaría dispuesta a financiar el desarrollo de su kit, si éste no estuviera protegido por una patente.

      Creo que en general, y lamentablemente en el caso particular de las ciencias, las patentes son un gran desconocido…

  3. Esto es lo que pasa cuando tienes contactos y tus padres estudios y dinero. Hacker? Jajajaja

  4. Por qué no pensar en algo similar al copy left (en el área del software) para reconocer la autoría del trabajo y al mismo tiempo protegerlo de su privatización por un sector privilegiado. Poniendo a los desarrollos científicos y tecnológicos bajo algo similar al copy left se da pie a que cualquier persona pueda utilizarlo y transformarlo en un bien común ya sea de manera altruista o incluso con visión de negocios pero de una manera más democrática donde todo mundo pueda competir, e incluso el autor al ser reconocido, podría cobrar por asesoría sin necesidad de verse en conflicto de privatizar para mantener el gasto de sus investigaciones.

    • Es una buena propuesta… pero en realidad, patentar no es registrar con copyleft. Si esa hubiera sido la intención de Andraka tenía mil formas de proceder antes de patentar la idea…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *